jueves, 25 de julio de 2013

EL ORIGEN DE RUSSAFA

Russafa da nombre a un barrio de Valencia y a la calle principal que lo comunica con el centro de la ciudad. Como barrio, limita con el barrio de Sant Francesc al norte, con Pla del Remei y Gran Via al este, Montolivet, En Corts y Malilla al sur y con la Roqueta y Arrancapins al oeste. Como calle, nace en la plaza del Doctor Landete y llega hasta la plaza del Ayuntamiento.
Antes de ser un barrio de Valencia (lo que sucedió en 1877), fue un municipio independiente (1811-1877) cuyo término municipal se extendía por el suroeste hasta la Albufera, incluyendo en su término las actuales pedanías de Pinedo, El Saler y la Punta y los barrios actuales de Natzaret, Font de Sant Lluís, Malilla y Montolivet; es decir que, además del distrito del Eixample (donde está Russafa), le pertenecía todo el distrito de Quatre Carreres.
El municipio se creó a raíz de un pequeño núcleo rural que quedó fuera de las murallas en el siglo XIV cuando éstas se ensancharon, convirtiéndose en un arrabal que mantuvo su carácter agrícola. En 1860 se construyó en las proximidades de la puerta de Russafa la Plaza de Toros de Valencia; hay que recordar que las murallas serían derribadas en 1865.
 
Pero, ¿cuál es el origen de Russafa?
Para saberlo, nos tenemos que remontar hasta el siglo VIII. En este siglo, existió en Valencia un importante jardín, llamado al-Russafa, creado por el príncipe Abd-Allah Al-Balansi, apodado así, “el valenciano”, por los muchos años que vivió en Valencia. Era hijo de Abd Al-Raman I (Abderramán I), califa de Córdoba que había construido una magnífica residencia, llamada al-Russafa, emulando los famosos jardines que el gran califa Hixam I había construido en Siria, entre la ciudad de Palmira y el río Éufrates en  el año 728.
Abd-Allah Al-Balansi había pasado su infancia en el palacio real cordobés y quiso construirse en Valencia su propia residencia, para lo cual eligió una zona próxima a la ciudad (a unos 2 km) y bien comunicada con ésta. El nombre era el mismo que el de la residencia real de su padre: al-Russafa.
Por desgracia, el palacio valenciano desaparecería muy pronto, debido a que los descendientes del príncipe no residieron en Valencia y, por lo tanto, no lo usaron. Pero los jardines sobrevivieron, perdurando durante cuatro siglos, transformados en los precursores del parque público, ya que se convirtieron en lugar de recreo. Fueron elogiados por varios poetas, sobre todo por Abu Abd-Allah Muhammad ben Gualibel, llamado Al-Russafi por haber nacido en la zona próxima a la residencia del príncipe.
Durante sus cuatro siglos de supervivencia, los jardines de Russafa fueron una posición clave para la toma de Valencia por el Cid Campeador y también participaron en la conquista de Jaume I en 1238. Las tropas reales acamparon en estos jardines, desde donde sitiaron Valencia. El rey residió allí durante la campaña y fue allí donde se celebró la capitulación de la ciudad entre Zayyan ibn Mardanish y Jaume I.
A partir de este momento, desaparecen las menciones a los jardines de Russafa en las crónicas, aunque perduraría su recuerdo en la tradición oral, posiblemente porque los conquistadores convirtieron estos jardines en tierras de labor y construyeron una alquería, que es la que daría origen al poblado primigenio.
Ese pequeño poblado es ahora uno de los barrios con más historia de Valencia.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario