domingo, 13 de abril de 2014

LOS PRIMEROS SÍMBOLOS CRISTIANOS

Estamos en Semana Santa. Unos prefieren lo tradicional y se van de procesión. Otros lo lúdico y se van a la playa.
Hace dos mil años los primeros cristianos no imaginaban que los símbolos de la Pascua pasarían de ser el crismón y el pez para convertirse en estadísticas de tráfico y banderas azules playeras.
 
 

En el año 311 se declaró en el Imperio Romano la libertad religiosa, por lo que el cristianismo dejó de ser un culto secreto y perseguido. Hasta ese momento, los cristianos usaron muchos y variados símbolos para comunicarse sin ser descubiertos por los no iniciados.
El griego era la lengua de los primeros cristianos y dos de los símbolos más conocidos encierran mensajes en esta lengua.
Uno de ellos es el crismón. Un círculo encierra dos letras griegas: la X y la P, que forman el monograma de Cristo. La X, equivalente a nuestra ch, y la P, equivalente a nuestra r. Ambas son las iniciales de la palabra Χριστός, Christós, Cristo, que significa “el ungido”.
Crismón en el sarcófago de Domitila. Siglo IV. Museos Vaticanos. Roma. Fuente: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons
El otro es el pez, ΙΧΘΥΣ en griego, leído como ICHTHYS. En realidad es un acrónimo de la frase Ιησούς Χριστός Θεού Υιός Σωτήρ, es decir Iēsoûs CHristós THeoû hYiós Sōtér, que significa Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador.
Era usado como contraseña. Un iniciado dibujaba un arco y el otro debía completar la figura hasta formar el pez. Entonces se reconocían como cristianos.
Estela funeraria con la inscripción ΙΧΘΥΣ de finales del siglo III. Museo Nacional Romano. Fuente: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons
Hay símbolos con animales. Uno muy conocido es el del Buen Pastor: un joven que lleva a hombros una oveja; el hombre representa a Cristo y la oveja el alma salvada por él. La paloma representa el alma gozando de la paz divina.
También los hay marineros: un ancla significa la esperanza del cumplimiento de las promesas hechas por Dios. Y es también una imagen oculta de la cruz.
Ancla con pez en una catacumba. Fuente: http://commons.wikimedia.org/wiki
Con alimentos: la vid significa la comunión de los cristianos con Cristo, ya que él dijo: “Yo soy la vid y vosotros los sarmientos”.
Estos primeros cristianos se enterraron en las catacumbas. En realidad, ellos llamaban a sus lugares de enterramiento “cementerios”, palabra de origen griego, Κοιμητήριο, koimeterio, que significa “dormitorio”, puesto que para los cristianos era la estancia donde dormían hasta la resurrección.
La palabra catacumba, cuyo significado es agujero, se empezó a utilizar en la Edad Media para designar una hondonada en la Vía Apia donde estaba el cementerio de San Sebastián. Después, esta denominación se extendió al resto de enterramientos hechos en el subsuelo.
Lejos de ser una zona secreta y oculta, las catacumbas eran conocidas por todo el mundo, ya que eran los cementerios de los primeros mártires. De hecho, fue durante el siglo IV cuando más se desarrollaron, puesto que todos querían enterrarse junto a los mártires para que les ayudasen a alcanzar la otra vida. Fue en ese momento cuando se construyeron las redes de galerías que son tan famosas ahora.
El papa Dámaso (366-384) impulsó el culto a los mártires y bajo su pontificado se crearon verdaderos santuarios subterráneos donde los fieles veneraban sus magníficas sepulturas. La pintura, escultura y epigrafía de estos lugares es material indispensable para conocer y estudiar los usos y costumbres de estos primeros cristianos.
Fresco de las catacumbas de San Genaro. Fuente: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons
Bibliografía:
Lillo Redonet, Fernando. Mártires por la fe. Historia National Geographic nº 43.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario